Las columnas en Ámbito Jurídico

Sería febrero o marzo de 2015 cuando el director de Ámbito Jurídico me llamó. Nos habíamos conocido cuando unos meses atrás ese periódico estaba realizando un reportaje sobre la vida y obra de Javier Tamayo Jaramillo, uno de mis más queridos y admirados maestros. Él les sugirió que me hicieran algunas preguntas a mi, en calidad de discípulo que le conocía bien, pues para entonces yo había tenido a mi cargo la coordinación de la edición de 2007 de su Tratado de responsabilidad civil y además  había hecho las veces de editor académico del liber amicorum que en 2011 se publicó con el concurso editorial del IARCE, la Universidad Pontificia Bolivariana, la Pontificia Universidad Javieriana y Diké.

En esa llamada me contaron que querían descentralizar un poco las páginas de opinión de Ámbito Jurídico, que ya era entonces —y en mi opinión, sigue siendo— el principal periódico especializado en derecho del país. “Descentralizar” quería decir incorporar voces más jóvenes y no necesariamente de juristas de Bogotá. Me sorprendí cuando me propusieron tener una columna “propia”. Acepté con muchas dudas, y desde mayo de 2015 sale cada tres números del periódico. Al margen de ello, he colaborado con comentarios en la sección de Análisis jurisprudencial (por ejemplo aquí, aquí y aquí), con opiniones especiales (como en este caso) y con una entrevista que hice a Mauricio García Villegas y María Adelaida Ceballos, sobre su libro “Abogados sin reglas”).

Aquí están los enlaces, en orden cronológico:

De aclaraciones y salvamentos, No. 418:

Ética y disciplina, No. 421.

Víctimas a la deriva, No. 424.

La reconquista iusfilosófica, No. 427.

Disfraces en la jurisprudencia, No. 430.

Cuestión de educación, No. 433.

Sobre “La ciencia útil”, No. 436.

Supremas elecciones, No. 439.

Doctores, No. 442

Adanes, No. 445.

La guerra de las falacias, No. 448.

Malas personas, buenos testigos, No. 451.

– Indicios, conjeturas, estándares, No. 454.

¿Una lectura moral de la oralidad?, No. 457.

La modernización del derecho civil, No. 460.

Perdón, No. 460.

Culpa, No. 463.

Normas judiciales (a propósito de un libro), No. 466.

Regiones, universidades y calidad, No. 469.

¿Una banda de ladrones? (o la cuestión filosófica como injuria), No. 472.

Vender el sofá, No. 475.

Ropita de trabajo, No. 481 (por razones que desconozco, aunque en el impreso apareció correctamente, el título en la edición online salió cambiado por “¿El decoro profesional se mide por el vestuario?”)

Variaciones alrededor de nada, No. 487.

Hart en la Corte Suprema: una anotación teórica, No. 490

¿Villaveces o Rosazza? Una hipótesis sobre el daño moral, No. 493

Juezas y magistrados, No. 496.

Elegantia iuris, No. 499.

Juristas de la sociedad del cansancio, No. 502.

De la polis a la civitas, No. 505.

#JurisprudenciaChallenge, No. 508.

Empanadas, vendedores ambulantes y perversidades en el Derecho, No. 511.

Jueces y científicos, No. 514.

Secreto y testimonio, No. 517.

Arbitraje de ejecución, No.520.

La muerte de la incapacidad, No. 523.

La idea de código, No. 526.

“Muebles El canario”, No. 529.

Lectoescritura, No. 532.

Pandemia y fuerza mayor, No. 535.

Queridas E. y E., No. 538.

La doctrina, la teoría y las decisiones judiciales, No. 540.

Jueces y abogados platónicos, No. 543

– Por una comisión permanente de la codificación, No. 547.

El (fantasmagórico) concepto de autoría en la responsabilidad civil, No. 550.

Para qué los maestros, No. 552.

Todo nos llega tarde, No. 555.

Dos ideas sobre la preparación ética del testimonio, No. 558.

Abuso y litigio, No. 561.

‘Iura novit curia’, No. 564.

Deportes y arbitraje, No. 567.

– Dinero y valor, No. 570.